Iglesia de Palabra, Ayuno, Vigilia y Oración

Nuestra Madre y Abuela disfruta de Vida en la Eternidad de los redimidos hechos Santos por la Sangre del Cordero

Bendecida familia y hermanos en el cuerpo de Cristo.

Os estoy plénamente agradecido a todos y cada uno de los que habéis ORADO, INTERCEDIDO, SUPLICADO y AYUNADO estos días por la vida de mi madre y también por mí y mi familia.

Sé que mi madre alcanzó lograr la Corona del Supremo llamado de Dios en Cristo Jesús, por cuya meta prosiguió fervientemente hasta el final
(FILIPENSES 3: 12 – 14).

Y su eterno descanso deja PAZ en mi corazón, y la ESPERANZA de vivir confiado en una vida que nos espera a todos, después de esta; y un premio que recibir conforme a nuestras obras y el testimonio que vayamos a dejar en esta tierra; testimonio con el cuál, vencemos al mundo, y por el que se nos ha de recordar
(APOCALIPSIS 22: 12).
(APOCALIPSIS 12: 11).

Con el poder de la SANGRE del Cordero de Dios, que bañó la vida de nuestra madre y abuela, Doña CELESTINA EKOBO NGUBA, os bendigo a todos y cada uno, agradeciendo todo el APOYO recibido. En el poderoso nombre de Jesús de Nazaret
(1 PEDRO 1: 17 – 19)

AMÉN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.